Ex Policías del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York Fueron Acusados de Obtener Fraudulentamente Más de $1 Millón en Beneficios de Incapacidad

A principios del 2014, la Oficina del Inspector General (OIG) del Seguro Social estableció y promovió una línea especial de fraude en la Ciudad de Nueva York después de haber descubierto un esquema de fraude de beneficios de incapacidad que ocurría a gran escala en y alrededor de la ciudad.  Las alegaciones recibidas a través de esta línea de fraude, proveyeron información valiosa a los investigadores, las cuales les llevó al arresto de tres ex policías del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) por esquemas separados que los lucró fraudulentamente con más de $1 millón en beneficios de incapacidad.

De acuerdo con la investigación de la OIG, en colaboración con la División de Investigaciones Criminales del Servicio de Rentas Internas (IRS) y del Departamento de Investigaciones de la Ciudad de Nueva York, Gerard Scparta, Scott Maraio y Kenneth Rubero, cada uno informaron fraudulentamente a la SSA que no podían trabajar debido a incapacidad.  Al mismo tiempo, ellos recibían beneficios de incapacidad del Seguro Social mientras trabajaban en varios lugares y ganaban cientos de miles de dólares. 

Para cualificar para estos beneficios de incapacidad, un beneficiario debe certificar que él o ella no puede trabajar debido a una incapacidad.  En adición, un beneficiario debe reportar a la SSA todas las fuentes de ingreso generadas por actividad de trabajo y cualquier cambio en la condición médica del beneficiario.

LOS EX POLICÍAS RECIBÍAN BENEFICIOS DE INCAPACIDAD MIENTRAS DEFRAUDABAN A LA SSA

De acuerdo con la investigación, Scparta, 53, quien renunció del NYPD en 1997 después de haber declarado que no podía trabajar debido a una lesión, trabajó como anfitrión y guardia de seguridad en un club nocturno en Manhattan, ganandose aproximadamente $1.6 millones por más de 20 años.  Durante ese tiempo, él recibió aproximadamente $638,000 en beneficios de incapacidad para él, su esposa y sus hijos.  Para encubrir sus ganancias, Scparta alegadamente hizo arreglos para que sus ganancias del club fueran pagadas a una compañía que supuestamente era propiedad de su esposa.

Maraio, 53, quien trabajó como oficial de la policía con el NYPD y luego como bombero con el Departamento de Bomberos de Nueva York por casi 16 años, aplicó y comenzó a recibir beneficios de incapacidad en el 2002, reclamando fraudulentamente que él no podía trabajar debido a lesiones del cuello y la espalda.  Maraio también trabajó como guardia de seguridad en un club nocturno y como consultor de protección contra incendios en una empresa de personal y en lugares de construcción, ganandose aproximadamente $450,000 por más de 10 años.  Durante ese tiempo, Maraio recibió aproximadamente $364,000 en beneficios de incapacidad para él, su esposa y sus hijos.  Maraio también alegadamente encubrió sus ganancias a través de un negocio propiedad de su esposa.

Rubero, 53, trabajó como oficial de la policía con el NYPD y en el 1991 fue ascendido a detective después de seis años en su trabajo. En el 1997, él aplicó y empezó a recibir beneficios de incapacidad reclamando falsamente que no podía trabajar debido a problemas con sus rodillas, cuello y espalda.  Rubero también falló en reportar sus ganancias como dueño y gerente de un negocio de cambiar cheques en el Bronx, y como dueño y presidente de una compañía de seguridad que manejaba desde su casa.  En un periodo de 10 años, Rubero recibió aproximadamente $396,000 en beneficios de incapacidad para él y su hijo, mientras se ganó aproximadamente $720,000 en sus dos trabajos.

Scparta, Maraio, and Rubero fueron arrestados a principios de abril de este año, y a cada uno se les acusó de robo de propiedad del gobierno, hacer declaraciones falsas, y hacer declaraciones falsas en relación con beneficios de incapacidad del Seguro Social.

Todos los años, nosotros recibímos miles de alegaciones a través de nuestra Línea Directa de Fraude del Seguro Social.  En este caso, esas alegaciones reportadas a la línea especial de fraude en la Ciudad de Nueva York ayudó a los investigadores traer a la luz un esquema de fraude de gran escala consistiendo alegadamente de sobre $1 millón en beneficios de Seguro Social. Cualquier alegación puede hacer una diferencia, por lo tanto, continuaremos advirtiendole al público que cuando vea u oiga algo, diga algo. 

Si usted sabe de alguien que está cometiendo fraude en contra del Seguro Social por favor repórtelo a nuestra línea directa de fraude.  

La Oficina del Inspector General